¡Órale!

Tapas 37/ Octubre 2018

La dichosa fase oral. Todo pasa por la boca, el universo entero, al menos para el neurólogo Sigmund Freud, que, por cierto, murió de cáncer de laringe. El placer sexual parece estar íntimamente ligado a la sensibilidad de la boca, del paladar y de los labios. Y de los dedos (bañados de helado de café o de dulce de leche). No se me asusten los lectores que esta es una revista de hedonistas y tragones.

Si borramos la palabra sexual nada es tan fiero como lo escribo. Pero si no lo borramos … ¿y si lo derretimos despacio como el hielo de Nueve semanas y media?

Morder, chupar, masticar, tragar, atragantarse, lamer, succionar, sorber o escupir son verbos aparentemente inocentes hasta que los amores locos entran en juego. Todos hacen referencia al acto de deglutir alimento o «persona». «Te comía. Te comía a besos», le dice la tía al sobrino.

Freud lo puso negro sobre blanco (y no todos están de acuerdo) y Woody Allen lo escenificó en cada una de sus películas terapia (adoradas en Europa e ignoradas en América).

Comer, beber, amar, de Ang Lee, me viene a la cabeza cuando escribo sobre sexualidad y papeo. Las fresas de Nueve semanas y media, la langosta que ataca a Allen, en nuestra portada, mientras hace reír a Diane Keaton (siempre pensé que Keaton había sido el verdadero amor de Woody).

¿Te acuerdas como la mujer alimenta a Daniel Day Lewis en El hilo invisible?Para al final. .. (¡detente que destripas la película!).

La boca y sus glándulas salivares. Sin ellas esta revista no existiría.

De la otra fase, de la anal, hablaremos otro día.


Todavía puedes hacerte con tu ejemplar de Tapas 37

Artículos relacionados

© 2022 Andrés Rodríguez. Todos los derechos reservados. -