Basta de complejos

Forbes 8 / Noviembre 2013

Esta es una carta en defensa de todos y cada uno de los mencionados en nuestra primera lista del centenar de hombres y mujeres más ricos de España. Y quiero defenderlos porque no creo que por ser rico nadie deba sentirse culpable ni ocultarse. Dejémonos de prejuicios. El dinero no es malo ni bueno. El dinero no tiene cualidades. Es dinero es papel. Papel moneda. Lo mismo pasa con la riqueza.

La riqueza no es mala. La riqueza concentrada, sí. La riqueza que no genera más trabajo, sí. La riqueza que ha sido heredada tampoco lo es. Es tan sólo una circunstancia. Pero si la has heredado tienes la obligación de poner tu dinero a trabajar. De poner tu dinero para que la gente trabaje. Y así, si lo haces bien, generar más dinero, más trabajo y saldrás de nuevo en la lista.

Propongo a las fortunas nacionales, a los que no lo hacen ya, que aparten un pellizco de los beneficios y lo pongan a disposición de los que tienen ideas y no tienen recursos. Muchos lo hacen ya. Y parece lógico que destinen ese pellizco al desarrollo de investigación para su empresa. Pero piensen lo bonito del mecenazgo empresarial sin beneficio directo. Creen laboratorios, viveros de empresas. Muchos de los que serán grandes empresarios de este país mañana apenas necesitan 50.000 euros para arrancar un proyecto. No es mucho, ¿verdad?

Para hacer esta primera lista de los 100 hombres y mujeres más ricos de España hemos usado la gran experiencia de ‘Forbes’. Y nos ha pasado lo que en una mañana en el Forbes Building de la Quinta Avenida me dijo Steve Forbes que me iba a pasar. Que encontraríamos millonarios muy amables, habilidosos con su política de comunicación, que al recibo de la carta que tuve a bien enviarles, decidirían colaborar con nosotros. Que encontraríamos los que harían oídos sordos, remitiéndonos a la información pública que cada año le mandan al fisco. Y también nos dijeron que encontraríamos ciudadanos que considerarían su inclusión en la lista, independientemente de la evaluación de su posición, como una agresión. ¡Pero cómo voy a ser yo uno de los hombres más ricos de España!

Por  lo tanto me gustaría defender  a los 100 hombres y mujeres que engrosan la lista de los más ricos del país, que representan la cúspide del tejido empresarial español. Y los defiendo porque son los primeros emprendedores. Y por ello tienen la obligación de tatuarse una palabra preciosa, filantropía, para devolver a la  sociedad lo que  tanto les ha dado.


Todavía puedes hacerte con tu ejemplar de Forbes 8

Artículos relacionados

© 2022 Andrés Rodríguez. Todos los derechos reservados. -