La creatividad matará el pánico

Forbes 76 / Septiembre 2020

Mientras lees esto vivimos la primera pandemia de la era de la información. Si no te importa, vuelve a leerlo… La era de la información nos ha condenado a leer en diagonal. Nuestra memoria se parece más a la del pez Dolly de Buscando a Nemo que a la que habríamos heredado de nuestros antecesores. Seremos la primera generación que, con suerte, morirá sin haber vivido una guerra. En paz, con un razonable desarrollo económico (más que razonable) y, desde luego, social.


La humanidad y también los animales han vivido siempre rodeados de epidemias y de pandemias. Todas han provocado miedo. ¿Te imaginas el sonido de la campanilla del leproso en la noche, cerca de tu ventana? Pero, esta (también te pido que lo leas otra vez) es la primera vez que el pánico se transmite a más velocidad que el virus. El virus es muy contagioso. Sabemos como evitarlo, un poco, más o menos. No lo sabemos todo. El pánico que provoca el virus es más viral que el propio virus. La hiperconexión –en tiempos en que no se sabe lo que es verdad y lo que no, uno de los axiomas que mas seguridad, personal y económica, nos proporciona– es el gran caldo de cultivo para este virus.


Quiero llamarte la atención sobre algo clave: la sociedad de la información digital lo está revolucionando todo. Una revolución como el cambio de lo establecido por una fuerza inesperada. Estamos inmersos en una revolución no sangrienta. Leelo otra vez. Estamos inmersos, esta revolución está comenzando y como es nueva no sabemos cómo ni con que acabará. Sabemos que, como pasa en todas las revoluciones, todo se pondrá patas arriba y también que los más desfavorecidos siempre suelen perder más.


En medio de una revolución –a mi como periodista me parece fascinante tener la ocasión de vivir una no violenta– llega un virus más. Ha matado (el día que cierro esta carta) a 800.000 personas sobre una población cercana a los 8.000 millones. Pero, perdona que insista, ha aterrorizado al mundo entero gracias a internet, a que todos opinamos sin contrastar nada, a la “viralidad” de los contenidos y a que el dinero es cobarde. ¿Cuanto seres humanos “matará” fuera de los hospitales, empujándolos a la pobreza? ¿Cuantos hombres y mujeres quedarán excluidos de la sociedad? Muchos, pero será por el virus o por la revolución. Todas las revoluciones dejan gente en la cuneta. Será difícil averiguarlo. El pánico en mi opinión, como en una avalancha humana, está matando más gente que el propio incendio que la originó.


¿Cómo me defiendo yo? Desde luego con mucha higene, mascarillas y distancia, pero hago verdaderos esfuerzos para que el pánico no me joda la vida. Mi propuesta de solución está en la Lista de los 100 españoles más creativos en el mundo de los negocios. Ellos también saben cómo.

Todavía puedes hacerte con tu ejemplar de Forbes 76

Artículos relacionados

© 2022 Andrés Rodríguez. Todos los derechos reservados. -