Saber que se puede

Forbes 6 / Septiembre 2013

El día que Michael Jackson murió se enviaron 459 tuits por segundo. El día que entrego esta carta en redacción he enviado a la microblogosfera 4.283, cuando la leas, algunos más. Como generador de Twitter tardío que soy, milito la fe del converso. Twitter llegó al castellano el 30 de abril de 2009. Para un periodista, el invento de Jack Dorsey es como titular la primera página de tu diario personal a 5 columnas. Si elegiste bien la noticia el avispero se agita, si te equivocaste… tampoco pasa nada.

Como editor, Twitter me ayuda a mantener viva la comunidad  de gente que nos sigue y también a llegar a otros. Es más fácil enviar un tuit que distribuir una revista. Y la misión de un editor es ser lo más influyente posible y hacer que su audiencia crezca. Si quieres innovar, más vale que estés dispuesto a saltarte las reglas. Lo que ya se ha hecho, funciona, y lo que no fu ncion a, ya está hecho. Piensa en cómo hacerlo de nuevo.

La innovación debe dar resultados a corto plazo. A nosotros, como ejemplo, Twitter nos permite convertirnos en emisores de contenidos 24/7. La innovación no es académica. Para un innovador, el método ensayo error es ley. Cuando alguien en mi editorial me dice que no se puede hacer, yo lo que escucho es: «No sé hacerlo de otra manera». Entonces, Houston, tenemos un problema. Con frecuencia el ‘no se puede hacer’ es un latiguillo de los más veteranos. Si quieres innovar no sigas las tendencias. Tampoco te fíes de los sondeos de mercado, que sólo revelan la hipocresía del consumidor. La principal razón por la que los directivos no generan innovaciones es porque están anclados a la estructura. Darwin anunció que no son las especies más fuertes las que sobreviven, sino las que se adaptan al cambio. Los consejos parecen claros. Disminuye la cadena de mando. Menos jefes y más indios. Comunica los objetivos a los equipos de manera precisa. Formación para todos. Delega lo más posible (¡Ay, que difícil…!). Deja que cada trabajador se autoevalúe, se obtienen mejores resultados. Convierte el error en fuente de conocimiento y retribuye a los trabajadores en función de su acierto. Recuerda que todo lo que tuitees puede ser utilizado en tu contra, que la comodidad es enemiga del progreso y que la crisis es, lo digan los chinos o no, sinónimo de oportunidad.

Cada una de las frases de esta carta ha sido escrita desde Twitter.


Todavía puedes hacerte con tu ejemplar de Forbes 6

Artículos relacionados

© 2022 Andrés Rodríguez. Todos los derechos reservados. -