Aviones de papel

Forbes 15 / Julio – Agosto 2014

Cuando era niño contaba  con los dedos de una mano las veces que había subido en un avión. Y mi padre, aquellas tardes eternas de domingo, me llevaba a Barajas a verlos despegar. Pertenezco a la generación que voló por  primera vez a Nueva York con más de un  centenar de viajeros fumando como locomotoras. Y que en su segundo viaje transatlántico tuvo la suerte de que le tocase la fila de delante, porque los fumadores iban atrás y echaban el humo hacia la cola del avión Las azafatas te daban fuego. Hoy te cobran la comida.

Ustedes saben que la Sala Vip ya no es Vip, que las tiendas del Duty Free no tienen chollos, que los arcos de seguridad hunden tu autoestima, que antes uno sabía cuando salía pero no cuando llegaba y que ahora ninguna de las dos cosas es cierta. Pero no todo es gris. También hay cosas buenas. Como editor, los aeropuertos se han convertido en uno de  los  grandes  puntos  para comunicar mis revistas. Nunca hemos visto tanto mundo como ahora, y eso ayuda a que un país huya de sus nacionalismos.

Por eso y porque a nadie se le escapa que una línea aérea nacional es algo más que una compañía de aviones, aquí va mi propuesta. Propongo, y escribo esto al término de mi participación en la elección de los nuevos embajadores de la Marca España,  que  el  equipo  de  seguridad de los aeropuertos represente al país. Que te registre un señor estupendo, educadísimo, vestido de rojo patria, y que la señorita que te recuerda que te quites los zapatos sea como la morena  de Pedro Romero de Torres. Una de las últimas imágenes que un turista se lleva del país es el trato recibido en el arco de seguridad del aeropuerto. Piénselo.

Y para acabar un recuerdo en positivo, porque aún pueden pasar cosas mágicas en un avión. Junio del 2012. Cruzo el Atlántico. España se juega con Portugal el pase a la final por penalties. Tan solo el comandante puede escuchar el juego, a través de la radio del avión. Pregunto a la azafata y ni caso. A los pocos minutos, me coge de la mano y me mete en la cabina. Me sientan. Me abrochan el cinturón. Escucho cómo España se clasifica. Veo cómo el piloto suelta los mandos y grita. Entonces miro al frente y veo que no hay nada. Estamos volando. El comandante se vuelve y me dice, autoritario: «Vuelva a su asiento. Y recuerde, usted nunca ha estado aquí».


Todavía puedes hacerte con tu ejemplar de Forbes 15

Artículos relacionados

© 2022 Andrés Rodríguez. Todos los derechos reservados. -