El kilo que engorda

Tapas 39 / Diciembre 2018

«Me sobran unos kilos. En cuanto pasen las fiestas me los quito», oirás estos días. «Con un kilito tapaba los agujeros; he tenido que renunciar a la herencia de mi padre porque solo me ha dejado unas pellas», le escuché a un amigo del colegio hace bien poco. «Acabo de prometerme. Le ha costado pedírmelo; vamos que casi se lo tuve que pedir yo.» ¿Entonces no se hincó de rodillas? «Ya me hubiera gustado. Eso sí el anillo es de varios kilates». Nena, que se escribe con Q, de ¡estás como un Queso! «Que más da si en el ‘guasap’ vale todo».

La masa (no el Hulk de Stan Lee. Adiós amigo, gracias por todo), la unidad, ya no depende de un objeto sino de una constante de la naturaleza. El kilo era el peso exacto, nada de sisas, de un cilindro de platino-iridio guardado bajo varias campanas que lo protegen, encerrado con tres llaves en el pabellón de Breteuil, a las afuera de París. Siempre París. El IPK (Prototipo de Kilogramo Internacional), utilizado como patrón oficial de la unidad de masa, se ha jubilado. Llevaba currando 129 años, ya está bien. ¿Qué ha pasado? Que 60 países miembros de la Conferencia General de Pesos y Medidas celebrada en Versalles se han puesto de acuerdo para que a partir del mayo del 2019 la unidad de masa no sea un objeto físico sino un valor derivado de una constante de la naturaleza, la constante de Planck. Que no se alarmen; parece que se sabia que en el último siglo la masa de IPK había fluctuado. ¿Por qué? Por razones de higiene; el cilindro se puede ensuciar con micropartículas que varíen su peso.

Este cambio no va afectar a que metas tripa cuando vayas a darte el chapuzón, ni cuando te pesa la cajera del Mercadona. Pero los científicos … temblando andan. Les afectará en el curro, claro, no cuando se pesen en la bascula del Ikea, que ahí, en pelotillas, a los científicos -a algunos de los que tomaron tan transcendente decisión se les llama Metrólogos- y a los periodistas se nos mide a todos en canal.

A ver ahora quien cojones se atreve a contar el chiste. ¿Qué pesa más, un kilo de plomo o uno de paja, cariño?


Todavía puedes hacerte con tu ejemplar de Tapas 39

Artículos relacionados

© 2022 Andrés Rodríguez. Todos los derechos reservados. -