Person of the year

Este que escribe presume de ser el socio nº 10 (a lo Maradona) del Club Matador, en una de las calles más pi­jas de este Madrid al que le cantaba Rosendo Mercado. Mesa corrida. 40 invitados. Puntualizo: 39 convidados y una premiada. 74 castañas, reposte­ ra doméstica, agnóstica según Wiki­pedia y comprometida con la izquier­da -desde su militancia en el Partido Comunista-, Manuela Carmena es la primera mujer en ocupar la portada de esta revista fundada desde el ‘No me rindo’ para dar visibilidad a los sueños de los hombres y de las mu­jeres que nos rodean.

Manuela Carmena es nuestra pri­mera Person of the year, título que en esta revista lunática, que apenas tiene un año de vida, pretendemos convertir en referente. «Vas a cabrear a mucha gente» es la frase que más oigo por los pasillos de la redacción. La segunda reza: «¡Hostias, cómo mola! Qué huevos tienes».

¿Por qué todo está polarizado? ¿Nos estamos quedando sin grises? Cada vez son menos los que corrie­ ron delante de ellos. A mí me es­condieron mis padres en un portal, durante un domingo invernal, en El Rastro. ¿Por qué es tan escurridiza la materia gris? ¿En qué momento po­ litizamos tanto los medios de comu­nicación que parece que cualquier postura compromete a la editorial y escora el barco hasta poner en jue­ go su flotabilidad? Me sorprende la ausencia de revistas políticas en el quiosco. ¿Alguien recuerda la gran aportación de Tiempo -Pepe Oneto me contó en la presentación de Man on the Moon en Madrid que cada se­ mana le enseñaba dos o tres posibles portadas al quiosquero y la que este elegía era la que él daba- o de Época, Tribuna o Interviú?

Man on the Moon es una revista política y también de estilo de vida. ¿Es eso posible? ¿Por qué? Porque la imaginé como una publicación para hombres con sueños, y los sueños son políticos: del «/ have a dream» al «You have a dream» (nuestro eslo­ gan), porque me interesa mucho la política y percibo que sólo hablamos de la basura que la rodea, pero la ba­sura convive con todos nosotros. La política es honorable, la necesitamos para convivir. Manuela Carmena es una política distinta, libre, ajena a los condicionamientos tradicionales del establishment. Y por eso inquieta, porque no está bajo control; y por eso nos gusta.

Querida Manuela: gracias por pensar que se puede gestionar la ciu­dad de otra manera, por cambiar su imagen gráfica, por no haberte ido a hacer calceta y por meternos en un brete con la firmeza y el cariño con el que te enfrentas a las cosas. Sabes bien que en Madrid nos gustan los alcaldes alternativos. Que Madrid no es de nadie. Que a Madrid hay que ganársela cada día, como a una amante exigente. De chaval fui uno de los que escuchó a Tierno Gal­ván, en una fiesta de Radio 3 en un humeante Pabellón del Real Madrid, aquello de «a colocarse y al loro». En­tonces me sonó impostado y no supe ver que sería su frase más recordada, porque todos estaban ya colocados y al profesor le habían metido allí para hacerse la foto, pero hizo historia.

A mí Manuela Carmena me recuerda a Manuela Malasaña y a su calle libertaria que acaba en la Plaza del Dos Mayo y se cruza con la calle de San Andrés. También al nombre de mi hija, que sueña, y ya sufre, así que la cosa va bien con ser periodista en una ciudad mejor que tendremos que hacer entre todos.




Carta publicada en Man on the moon por Andrés Rodríguez

Artículos relacionados

© 2022 Andrés Rodríguez. Todos los derechos reservados. -