Lo que no te cuento

Un hombre es también lo que calla. Y una revista es, desde luego, lo que no cuenta. Sin ir muy lejos, el New York Times presume bajo su cabecera de ofrecer “todas las noticias que merecen ser impresas”. No me extraña. El papel está carísimo. Y la tinta cotiza a la altura del biodiésel.

Con las primeras nieves, nos pareció divertido montar una portada sobre lo que no hablamos en el número. Bill Murray (¿qué le susurraba Bill Murray a Scarlett Johansson en la última secuencia de Lost in translation?) no tiene película que promocionar este mes, así que decidimos despertar a la marmota… Noel. Y es que el viejo gordo globalizador, inventado por la Coca-Cola para vender refrescos en invierno, no tiene edad, así que sus declaraciones siempre están de rabiosa actualidad. Nos hemos hecho los sordos con Obama, cuya sonrisa a lo Sidney Poitier ha catapultado hasta la venta de diarios. Cómo envidio el titular “Martes Negro” que nuestro colaborador Jorge Lanata imprimió en la primera página de su diario argentino Crítica el día de las elecciones yankees. Aunque Obama hubiese perdido, el titular habría funcionado.

En este número, tampoco hablamos de Maradona, de cuya iglesia personal somos confesos (pero al que vemos mejor en el palco del Calderón como yerno del Kun Agüero que de seleccionador de la albiceleste). Y hay más ausencias. Algunas sonoras. La voz ronca de Alberto García-Alix que llena los silencios del Museo Reina Sofía al lado del estremecedor Guernica. La adaptación del Spamalot de Monty Python por los Tricicle en Barcelona. Lo sexy que está Elena Anaya como novia con trampa en la violentísima peli de Díaz-Yanes. La tupida barba del maestro José Tomás (compartimos derbi con él y su chica en el Manzanares, forofos colchonero). Se nos pasó informar sobre la reforma de la nueva casa de Sabina. Del teatro que Jesús Quintero se ha comprado en Sevilla (olé tus cojones). Los 20 años que Esquire lleva publicándose en

Hong Kong. 20 años y un día. Se nos ha traspapelado el derribo de la cúpula de Carabanchel que inspiró los más rabiosos riffs del bueno de Rosendo.

Reproducir la lista de El Times (el inglés) donde eligen a Botín y Ronald McDonald en la lista de beneficiarios de la crisis. Nos hemos dejado la nueva línea de metro de NY, la primera en 70 años que se está excavando en Manhattan. Se nos olvidó el palabra de honor traicionero que casi dejó en top less a Eva Mendes en nuestra cena Calvin Klein. Sí querría acordarme de la manifestación que hace un año se convocó para reivindicar a Melchor, Gaspar y al negro de Baltasar frente al hombre de rojo. Si esta Navidad volvéis a manifestaros ya tenéis quien os lleve la pancarta. ¡Arriba los camellos, abajo los renos!

Artículo publicado en Esquire por Andrés Rodríguez

Artículos relacionados

© 2022 Andrés Rodríguez. Todos los derechos reservados. -