Lo que (creo) que sé de la vida

Educado para huir de las certezas, encuentro que las escuelas de negocios sintetizan el éxito en un solo axioma: “Seguridad en uno mismo”. Así que hace tiempo que decidí usar la aplicación Notes de mi iPhone para apuntar aquello que me hace sentir bien. De este modo, riego mi confianza, aunque nadie se haya comido (aún) mi queso.

Lo que sí sé son algunas de las cosas que aún me ponen la piel de gallina: Las orquestas callejeras de gitanos, un buen piano honky tonk, los baños de luna llena en verano, los punteos de Chuck Berry, los pimientos rojos asados en casa, el ventilador del maestro Peret; esquiar sin saber si podré frenar, el olor de la albahaca, la burrata fresca del Più di Prima (Angelo, por qué tuviste que venderlo tan pronto…).

Más cosas: el perfume de las higueras en agosto, play drums (en el garaje de mi casa), oír llover en el tejado mientras estoy en la cama, las pelis de submarinos (Das Boot estremece), un buen chorro de aceite de arbequina, los trajes de Charlie Watts; Madrid cuando hay apagón, mi abuelo (103 años, el hombre más viejo de su ciudad), Louis Prima y su Boogie Boogie Macaroni

Cada uno tendréis las vuestras. Probad a apuntarlas. Enviádnoslas si os apetece. Que todos sabemos que son dos días. Pero que si los estiras y llegan a tres, puede que nos pille más tiempo jubilados que trabajando. That’s life que cantaba el gran Sinatra: “Esto es lo que dice la gente / a veces estás exultante en abril / y otras de bajón en mayo”.

Lo que sé de la vida es mi número favorito de Esquire. Hay tantos puntos de vista como versiones del That’s life. Nuestro especial El sentido de la vida, como ya hicieron en su peli los Monty Python, intenta despejar dudas. Elegimos los consejos vitales de aquellos a los que nos apetece escuchar. A ver si os sirven. A nosotros nos han hecho reír… y pensar.

Ya es la segunda edición. En la primera dimos en portada a Robert De Niro, y ahora hemos decidido que Homer se lo ha currado (y mucho) para salir en Esquire. Para mí, la verdad (o por lo menos mi verdad) está más en los diálogos de un dibujo animado amarillo que en la propaganda religiosa del transporte público. Benditos veinte años de Homer (en 2009 la serie celebra su 20º aniversario). Y una curiosidad. ¿Os habéis fijado en que su pelo y su oreja forman las iniciales (MG) de la firma de Matt Groening? Gracias Matt por supervisar nuestra portada. Ha sido un placer.

Artículo publicado en Esquire por Andrés Rodríguez

Artículos relacionados

© 2022 Andrés Rodríguez. Todos los derechos reservados. -