Diez caprichos para conjugar la palabra ‘diseño’ hoy

Al diseño y a su tribu de acólitos hace tiempo que les picó un bicho: el de la insatisfacción. Todos, diseñadores, fabricantes, editores, cronistas y consumidores -en las dos últimas categorías me siento reflejado- andamos a la caza y captura de la pieza atemporal -como las aceiteras de Miquel Milá, el sillón del matrimonio Eames o la fregona ibérica-, pero una vez en la buchaca el comprador se queda insatisfecho de nuevo y se lanza a la busqueda de nuevas capturas.

A continuación diez propuestas que no calmarán la pulsión consumista de los enfermos del diseño pero que le mantendrán a la última, al menos entretenido.

1.- Desde Japón, siempre con sus diseños propios, “aislados” del marketing global, fabricados solo y para satisfacer las necesidades de 125 millones de habitantes, apunten el paraguas creado en colaboración con The Ziploc Recycle Program. Transparente y muy divertido le protegerá de sol y lluvia por solo 70 yenes más gastos de envió. Beams.co.jp

2.- ¿Tiempo de redecorar el salón? El arquitecto milanés Gio Ponti (1891-1979), del que Taschen acaba de publicar una más que recomendable antología (572 páginas), es una apuesta segura. La editora Molteni&Ccomercializa de nuevo su sillón Round D.154.5, rescatado de su archivo. Ideal para recién casados, recién divorciados o despachos profesionales en proceso de alquiler de oficina nueva en estos tiempos en los que no se sabe si lo moderno es tener oficina grande, pequeña o si quiera tener oficina. A la venta en piel y también en terciopelo. Precio aún por definir porque la editora solo admite pedidos anticipados. Molteni.it.

3.- Muchos editores de revistas han intentado diferenciar sus publicaciones con envoltorios más o menos extravagantes. Andy Warhol diseñó para los Rolling Stones la portada con cremallera en el pantalón que subía y bajaba en su álbum Sticky Fingers (Dedos pegajosos) 1971.

La revista japonesa Kohkoku en vez de encuadernar el lomo de sus pliegos, o anillarlo con un espiral, ha decidido meterse en una caja de cartón como las que usa Amazon. ¿Se ha dado cuenta el lector que mientras los editores y los quioscos sufrimos el suplicio de la rueda de Santa Catalina, los fabricantes de cartonajes están ya pensando en comprarse una tercera residencia?

El editor de Kohkoku ofrece al lector 250 embalajes distintos para personalizar su entrega, pero claro, quizá haya que aprender algo de japonés antes. Kohkoku.jp

4.- Braun no puede faltar en ninguna lista de clásicos del diseño, pero tampoco se rinden los alemanes a figurar en la categoría de novedades. El encendedor de mesa Braun T2 es quizá, junto a su famoso exprimidor y su reloj de mesilla, el diseño más perecedero. Si te compras uno, fumes o no, te aseguro que lo heredarán sus hijos. No hace falta poder permitirse un Patek Phillippe para vivir el impulso de la tradición. Me encanta el sonido del clickcuando lo aprietas. El buen diseño no tiene porque ser silencioso. En eBay los originales los tienes alrededor de 100 euros. Braun.com

5.- ¿Buscas bicicleta y te parece que las Brompton ya las lleva todo el mundo? Aunque te recomiendo un vistazo a las nuevas Bompton eléctricas, tus plegarias acaban de ser escuchadas, siempre y cuando tu presupuesto sea generoso, porque Hermes edita su Ash Wood Bike, de madera y de color naranja claro. Inspirada en las pequeñas bicicletas urbanas japonesas permite incorporar cestas de transporte para ir al mercado y rueda con llantas naranjas que para la editora francesa es más que un color, es su color bandera. Hermes.com

6.- Especial para fans de La Ventana Indiscreta. Los binoculares de Fujifilm -sí, no te extrañes, no solo fabrican carretes- le pueden hacer la competencia a la alemana Leica. Diseñados por Shohei Narasaki, apodados Fujinon, molan y acercan distancias con precisión. El Instagram de Narasaki es elegante, no presume de producto, y me pregunto: ¿si alguna de las imágenes fueron detectadas a distancia con binoculares Fuji? Fujifilm.com

7.- Rational Simplicity es el título de la antología del diseñador autodidacta Rudolph de Harak(1924-2002) cuyos trabajos en la década de los 50, contribuyeron a redefinir el modernismo gráfico. Quizá hayas visto en algún viaje a Manhattan el reloj de números fijos que diseñó en el Lower, ahora sobre un Starbucks. Si no lo has visto, anótalo en tu cuaderno de viaje. El coffee-table book es un proyecto bajo pedido que verá la luz en el 2022 editado por Thames and Hudson tras cubrir con creces las expectativas de recaudación. Más información en vol.co, donde podrás encargar el tuyo. Yo el mío ya lo he pagado. ¡Qué rabia tener que esperar tanto!

8.- Los dominicales de los periódicos, que los del oficio bautizamos como “el colorín”, no están muertos. Ni mucho menos. Están pidiendo, eso sí, a gritos que se los vuelva a pensar. A repensar incluso. El rediseño del SZ Magazin, suplemento semanal del diario muniqués, Süddeustche Zeitung, está de estreno. No hace falta saber alemán para disfrutar de su rediseño aunque quizá no entenderlo te anime a aprender el idioma. Sueddeustche.de

9.- Que el boxeo está de moda no es noticia. Hemos decidido que mola pero solo para practicarlo otra cosa es que los medios lo cubran y lo retransmitan. ¡Menuda oportunidad se están perdiendo las secciones de deportes de revitalizar este deporte! Si te apetece colgar de tus techos altos una bolsa para dar golpes o si prefieres un puching ball de suelo, Modest Vintage Playerfabrica y vende accesorios de boxeo de piel, ya seas de los que practica mucho o de esos que se encaprichan y lo abandonan pronto. Su misión es comercializar artículos deportivos en cuero fino, inspirados en diseños vintage. Modestvintageplayer.com

10.- “No contrates a una empresa que tenga una mesa de ping pong en la oficina”. Ese es el último mantra de lo que se lleva y lo que no. Otra cosa es regalarte o regalar, un par de raquetas de tenis de mesa editadas por Tiffany, con claro, su color azul -¿o es verde?- característico. 660 libras, y no se si incluye la pelota, así que no sé si es mejor jugar con otras y estas tenerlas apoyadas en el salón hasta que como te escribí en la entrada de esta columna te entre la insatisfacción y las cuelgues en Wallapop.

Artículo publicado en El Español por Andrés Rodríguez

Artículos relacionados

© 2022 Andrés Rodríguez. Todos los derechos reservados. -