Búscate en Google

EL Gran Hermano engorda con rapidez. El presidente de Google, Eric Schmidt, planea un buscador que sea tan útil para nosotros los internautas que incluso nos ayude a decidir por un trabajo u otro.

Todos habéis leído las reticencias publicadas en la prensa contra Google en terrenos de privacidad. En su cerebelo digital acumula búsquedas, números de tarjetas de crédito y también es propietaria de la compañía de publicidad DoubleClick que ya trabaja en segmentar la información que tiene de cada uno para comercializar mejor la Red. No hace mucho ha invertido casi 4 millones de dólares en 23andMe una pequeña firma de investigación genética fundada por la mujer del cofundador Sergey Brin.

Algunos bloggers dicen que Google dejó de ser una ONG cuando entró en bolsa. Y tiene cierta lógica. Controla el 32% del mercado –en España prácticamente juega en solitario–, pero representa el 75% de los ingresos publicitarios de todos los buscadores de Internet. Por eso Microsoft quiere a toda costa Yahoo!

En un tiempo no muy lejano, en los mentideros periodísticos se decía que si El País no publicaba algo, la noticia nunca habría llegado a existir. El axioma se ha transformado. Admitamos que el buscador ha transformado la manera de cocinar la información. Si Google no te encuentra es que no existes.

Nosotros –como tú hiciste algún día temeroso de que el resultado no te gustara– no hemos podido resistir la tentación y hemos probado a buscarnos. Si te das una vuelta por  nuestro staff y presionas enter, en Montagut sale un camping; en Entrialgo un humorista y en Andrés Rodríguez 603.000 sitios –depende del día y la hora, naturalmente– (golpistas y cardenales incluidos) y si sólo buscas Rodríguez, 6.890.0000. Pero el primero es Los Rodríguez al que, supongo que por

similitudes semánticas, tuve el honor de escribir (gratis) la hoja de promoción de su primer disco. Con la moral por los suelos porque para Google sólo existimos si nos buscas como Esquire decidimos darle una vuelta a todo y enfrentar al soberano rey de Hollywood, George Timothy Clooney, frente a su otro Yo virtual en Google. ¿Aceptaría uno de los hombres más sexys del mundo enfrentarse a lo que dicen de él en la incontrolada red de redes? La cosa tiene cierta trampa. Clooney se deja hacer de todo porque está promocionando su cuarta película como director, Leatherheads, una comedia romántica sobre el fútbol americano en los años 20 que veremos en junio, pero que ya puedes bajarte ilegalmente de la Red si tienes prisa. Pero no es la última, está en fase de pre producción con Suburbicon, otra comedia dirigida por él sobre un guión de los hermanos Coen. La sinopsis es un misterio, sorprendentemente, incluso para Google. Buscad, buscad.

El viaje no admite desperdicio. Risas aseguradas del hombre Esquire por excelencia, el compañero harlysta ideal para una farra improvisada y el galán solterón por el que todas las chicas de la redacción se pasarían al Nespresso. Buenas noches y buena suerte. Y cito a Clooney, no a ZP.

Artículo publicado en Esquire por Andrés Rodríguez

Artículos relacionados

© 2022 Andrés Rodríguez. Todos los derechos reservados. -