Algunos ‘gastroregalos’ para rezagados gourmet

Si eres de los que aún le pones turrón a los Reyes y, de puntillas, antes de acostarte le pegas un bocado para llevarte una alegría por la mañana, esta lista de regalos para ‘gastro olvidadizos’ te será útil. La recopilo todo el año en mis cuadernos de campo con pistas para el buen vivir, en una libreta de Emilio Braga “O verdadero Caderno Portugués” (R. Ary dos Santos 18A, 2685-312 Lisboa). Puede que te saque de un apuro.

-Rechaza el prejuicio de que un Kettle solo entrará en casa tras haber vivido en la pluviosa Inglaterra. A medio camino entre el termo de Ikea -¿te has fijado que la última película de George Clooney (59), Cielo de Medianoche que transcurre en 2043 está lleno de tazas y botellas de la empresa sueca? ¿Despiste o product placement? Intentaré averiguarlo.

El Kelly Kettle (49,90 euros), inventado en Irlanda, en 1890 y que continúa fabricado por la misma familia, es una buena opción para llevar agua caliente y en el paseo ir contando su historia. El que mola es el modelo Trekker. ¿Por qué mola? Entre otras cosas, porque esta Navidad ha sido una de las recomendaciones de Tom Robbins, el editor de viajes al aire libre del Financial Times.

-El mejor amigo del hombre, mascotas aparte, es el agua. Hace mucho que los jueces de lo que es cool y lo que no dieron por bueno que ir acompañado de una botella de agua a todas partes molaba. No hace tanto que quedó proscrito que la botella fuese de plástico. Entramos entonces en la fase dos: siempre llevo agua, hidratarme es lo más, pero con mi propia botella. Para los que quieran entrar en la fase tres apuntad el porta botellas de cuero de Crossbow Leather (70 euros). Diseñado por Macy Pryor desde su ciudad natal, Telluride, lo suyo son los bolsos, pero este porta botellas con forma de sandalia franciscana lo sirven dos tamaños, botella grande y de litro.

-Esta es de mis recomendaciones favoritas. ¿Te cuesta levantarte? ¿Te gustaría que te despertasen con una taza de café caliente? Ya, ya sé que preferirías no despertarte, pero con este regalo serás el rey de las Navidades. Los autores de The Bariseur, una cafetera de mesilla, han dado un paso más allá y ahora proponen que al despertarte el café comience a hacerse.

El Bariseur Tea & Coffee Alarm Clock (400 euros) de Joy Resolve, , con su cajita para los posos y todo, es el regalo de las Navidades. La idea mola, aunque depende de con quién pases la noche. Si se trata de una conquista de Tinder pensarán que eres o muy gracioso o un excéntrico peligroso. Si ella, o él, es más de té, no le auguro mucho futuro a la relación, pero como sea amante de “El café de los muy cafeteros” ya tienes pareja hasta que las pensiones desaparezcan.

Si quieres un café recomendado, echa un vistazo a los cafés de autor que tuestan los valencianos de Don Gallo, campeones de España de tostar café.

-Un viaje sorpresa. ¿A dónde? Al Louie, el “place to be” (al que hay que ir a dejarse ver en Covent Garden. Mucho mejor si vas a la ópera esa noche). El contexto: el Louie, diseñado por Dion & Arles es el restaurante que el francés Guillaume Glipa abrió en el Londres prebrexit como alternativa a la ya clásica Chiltern FireHouse de André Balazs (63), ya sabes, aquella estación de bomberos que se convirtió en el mejor hotel de la ciudad. Mi tienda de revistas favoritas de Londres está enfrente. El día que vi Tapas ocupando medio escaparate empecé a pegar saltos como Gorm, el vikingo bajito de Vicky El Vikingo: ¡Estoy en-tu-sias-ma-do!

James Cadbury, cuyo apellido ya sitúa esta recomendación en el contexto del dulce, fundador de Love Cocoa y HiP (Happiness in Plants) es uno de los chocolateros de moda. Su chocolate, elaborado a partir de leche de avena, la bebida de los hípsteres, es lo último en buscadores de tendencias. Inspirado en su tatarabuelo el cuáquero inglés John Cadbury que fundó en Birmingham su imperio chocolatero, Love Cocoa nació en 2016 con la misión de devolver al Imperio británico su fama chocolatera y plantarle cara a suizos y belgas.

El lanzamiento de HiP, inspirado en la propia dieta de Cadbury, podría bautizarse como “chocolate vegano”, a 3,5 euros la tableta. Si piensas que hay gente estirando demasiado de la cuerda… propongo darle tiempo. Si con Cadbury te quedas corto, apunta otros “creadores” que piensan que el chocolate es una buena materia prima para conseguir un posicionamiento social creativo: los londinenses BRIK (a 10 euros la tableta), los daneses Flodeboller (a 9) o los caribeños Island Chocolate. Parece una exageración pero no nos lo pareció tanto cuando vimos crecer como setas los pequeños vendimiadores.

-Hace tiempo que la taza de porcelana -el mug en inglés- con la que uno se toma siempre su infusión en el despacho, dice cómo somos. Olvidados aquellos terroríficos años en lo que molaba era tener una tacita con un mensaje gracioso, es el momento de que tu taza te ayude a entablar conversación con los compañeros de otros departamentos. Algunas recomendaciones para el futuro. Olvida los vasitos de papel de Cámara Café y apunta: el Instagram del ceramista inglés Florian Gadsby en el que lleva documentado su trabajo los últimos cinco años acumula más de 350.000 seguidores.

Puedes presumir de una de sus tazas y contar la historia de Florian por 50 euros. Sus colaboraciones con ceramistas nipones como Ken Matsuzaki son muy interesantes. Puedes ordenar cualquiera de sus creaciones a través de su página web. ¡Ojo, que las ediciones son limitadísimas! Otros nombres a apuntar: Hilda Carr, Milomade, Ben Medansky o Jade Paton. Entre los que les siguen las locales Vajillas de Ultramar, que desde luego son una buenísima alternativa para apoyar al productor local.

Artículo publicado en El Español por Andrés Rodríguez

Artículos relacionados

© 2022 Andrés Rodríguez. Todos los derechos reservados. -