Mindfulness


Fecha de publicación: 2018-08-03 16:45:21


Motivado por el grupo de alumnos que tengo desde hace dos cursos, nace mi autoformación en el Mindfulness, ya que me di cuenta de que eran niños inquietos, dispersos, inseguros, estresados  impacientes, con problemas de concentración y atención, que no sabían reconocer sus emociones, con problemas de autocontrol y disciplina.

El Mindfulness, es la aptitud de la mente para prestar atención a lo que hay, aquí y ahora. Y fue esta definición la que me hizo ver la importancia que tiene y puede tener esta técnica en la escuela.

Durante estos dos cursos nos ha servido el libro de Eline Snel, Tranquilos y atentos como una rana, para hacer meditaciones semanales que ha servido para que muchos alumnos hayan sido capaces de tranquilizarse en situaciones de tensión y tener el agradecimiento de muchos padres al ver que sus hijos han cambiado y son capaces de controlarse por sí solos.

Hemos de recordar que el mindfulness aporta muchos beneficios:

1. Mejora considerablemente el incremento de la atención y la concentración tanto en niños más 'despistados' cómo en niños con mayor facilidad de concentración.

2. Mejora el reconocimiento y gestión de las emociones. Con mindfulness aprenden a reconocer estas emociones, a sentirlas y a regularlas. Y esto les ayudará a manejarse en todos los ámbitos de su vida, por ejemplo en el colegio, ganando una mayor confianza en sí mismos.

3. Disminuye el estrés y ansiedad. Porque cuanto mayor es la atención en las tareas que realizan, menores son los pensamientos negativos que conllevan al estrés y la ansiedad.

4. Facilita las relaciones interpersonales. Los niños aprenden a conocerse y eso les genera mayor seguridad en sí mismos.

Por todo ello, este nuevo curso escolar damos un pasito más, y vamos a ir introduciendo meditaciones guiadas y realizadas por los alumnos/as gracias al libro Imaginaciones: Historias para relajarse y meditaciones divertidas para niños y además vamos a poner en práctica Juegos Mindfulness con el objetivo de enseñar a practicar la atención plena de una forma lúdica a través de seis tipos de actividades concretas: concentrarse, aquietarse, darse cuenta, redefinir, mostrar interés, conectar.